jueves, 19 de febrero de 2015

INFUSIONES: CUALES PODEMOS INGERIR A DIARIO.

INFUSIONES: CUALES PODEMOS INGERIR A DIARIO. CBF@ Ya sabemos que las infusiones son buenas para mejorar la salud y obtener una serie de beneficios, pero en muchos casos no es recomendable su ingesta diaria, por ello vamos a destacar algunas infusiones que son adecuadas para consumir a diario ya que sus beneficios nos van a ayudar a mantener una buena salud. Por ello vamos a hacer un repaso por las más recomendadas. Empezamos: POLEO - MENTA Una de las mejores para conseguir una digestión adecuada y sin contratiempos es el poleo, conocido como menta poleo. A diferencia de la manzanilla nos servirá para optimizar la asimilación de los alimentos por parte del organismo. En ningún caso su finalidad será la de purgar o producir el vómito. Además, nos aporta infinidad de antioxidantes y vitaminas útiles para mantener un organismo en perfectas condiciones.
INFUSIONES DE FRUTAS Las infusiones de frutas son también muy recomendables para ingerir a diario, ya que nos aportan un gran número de vitaminas provenientes de las frutas. Es importante que cuidemos que sean de origen totalmente natural y que no contengan ni aromas ni colorantes, ya que de esta manera sabremos que lo que tomamos cada día es totalmente natural y nos aportará solo cosas buenas encaminadas a mejorar la salud. Este tipo de infusiones son la mejor manera de acelerar el metabolismo, por ello podemos recurrir a su ingesta entre horas. Una infusión no muy recomendable a diario es la tila, ya que nos relaja hasta tal extremo que en muchos casos hace que nuestro ánimo decaiga un poco. TE ROOIBOS Otra infusión que podemos ingerir a diario es el té, pero concretamente la variedad rooibos, ya que no contiene teína ni ninguna sustancia excitante que pueda alterarnos. Junto a esto el té rooibos regulará muchas funciones del organismo así como acelerará el metabolismo para conseguir quemar un mayor número de calorías. A diferencia del té normal que nos aporta infinidad de sustancias excitantes y además, en el caso del té verde, puede llegar a ser un agente contaminador del hígado.